miércoles, 31 de octubre de 2012

Marcos Ana / Vida de tonto.






Ayer martes 30 de octubre asistí en la biblioteca Marqués de Valdecilla de Madrid a un homenaje al poeta comunista Marcos Ana en el que se proyectó el documental “Marcos con M de Memoria”, de Javi Larrauri...

martes, 30 de octubre de 2012



028 / Aquí te pillo aquí te…








Ley de Memoria Histórica: permitir un entierro digno a los restos de víctimas que todavía, setenta años después,  yacen en el anonimato en las cunetas de media España.
Hasta hoy se han exhumado unas 350 fosas y se han hallado unos 6500 esqueletos; gracias a la iniciativa y al trabajo y dedicación –y los dineros- de los familiares de las víctimas y sus asociaciones  y, todo hay que decirlo, a una miseria de presupuesto con que el PSOE dotó a la ley- La Fundación Francisco Franco tengo entendido que recibe, tócate los cojones, una subvención superior-. 

Y por supuesto todo llevado, qué remedio, a cabo al margen de los juzgados –infestados de togas franquistas sin reciclar- y sorteando sus miserables trabas “legales”. La “Injusticia” ya se sabe cómo funciona y contra quién en este país. 
Ahora el PP del señorito Rajoy ha reducido el paupérrimo presupuesto del PSOE a “0 euros”, por redondear, con lo cual nos envía, a los rojos que se niegan a olvidar, dos mensajes: el primero es político e insiste en que, “con la crisis”, no hay dinero para abrir zanjas y mucho menos para “que se remueva y se desentierre y se sepa lo que pasó, quién lo hizo y quién se benefició y qué herederos se siguen beneficiando” y el segundo mensaje es también “político” o politiquero, como prefieran, y que me perdonen esos "apolíticos" señoritos de mierda: el tal Marías y el tal Trapiello, y consiste, el mensaje político, en que aunque es convención generalizada que el “PPSOE la misma mierda es”, todavía y para que lo tenga en cuenta “el sumiso, silencioso y mayoritario  rebaño de sus votantes” de cara a las próximas y menos próximas elecciones, que las promesas incumplidas del PSOE llevan generosamente aparejadas, ¡qué trascendental diferencia!, unos tan insuficientes como "caritativos" y miserables eurillos a modo de velo de seda para la puta mona franquista, que, gracias al bipartidismo reinante desde la Inmaculada Transición, sigue vivita, mandando y puteando al personal de a pie (...y a los restos que siguen esperando un entierro digno en las cunetas).


YO


*** 

domingo, 28 de octubre de 2012

Escomberoides News


Escomberoides News


sábado, 27 de octubre de 2012

Escomberoides News


viernes, 26 de octubre de 2012

Utopía / Eduardo Galeano







***

miércoles, 24 de octubre de 2012

Escomberoides News


lunes, 22 de octubre de 2012

Párrafos de… “Las Pirañas” / Miguel Sánchez-Ostiz






Sardinas bravas
“… hai con ellos otra multitud innumerable
de Sardinitas de cola colorada, sumamente atrevidas, y golosas,
las quales, lo mismo es poner el pie
en el agua, que ponerse ellas a dar mordiscos…”

R.P. Joseph Gumilla,
En El Orinoco Ilustrado,
Historia Natural, Civil,
Y Geográfica, De Este Gran Río,
Madrid, 1741


“(...) El caso es que el padre del aquí fue un picapleitos increíble, un jurisperito, un jurisprudencio, se la sabía toda, la ley y el orden no tenían secretos para él, ninguno, de hecho hacía de su capa un sayo y se las pintaba solo para infringirlas, era como un juego, como un chiste, para que vieran sus pasantes, y sobre todo nuestro hombre, lo listo que era, cómo había que manejarse en la vida, el cumplimiento cotidiano de las leyes era para el prójimo, era un asunto que no iba con él, y sin embargo en el despacho, en el foro, en el casino, en sus escritos, en los artículos de fondo que publicaba, de cuando en cuando, era fantástico, de un rigor absoluto, la ley, el orden, la jerarquía, la autoridad, la ejemplaridad, la moral pública… Tenía una devoción indesmayable al orden establecido, al régimen del caudillo, al caudillo del régimen, una devoción que pretendió, como todo, como su afición a las leyes, contagiar a nuestro hombre sin conseguir resultado aparente alguno, un vitorear nato de las arbitrariedades de los hombres del Caudillo, “Los míos”. Les llamaba, “Ya vienen los míos”, como quien anuncia el regreso de los muertos vivientes. 





A su espalda dejó un despacho atendido por los tragapandectas, con mucha clientela de pueblo, sobre todo, los aldeanos, les llamaban ellos entre carcajadas, mucha sociedad sin socios, muchos socios sin sociedad, mucha fiducia y mucho lío. A nuestro hombre una vez le pasaron un juicio de faltas, de uno que se había dado un trastazo con una moto, una vespa, dos mil duros o algo así de arreglos, para ver, en experimento, “cómo lo llevaba”, no lo hizo ni bien ni mal, a quien no tiene pasta no se le puede sacar más que si le agarras del pescuezo y nuestro hombre no estaba dispuesto a echarle la mano al cuello a nadie, lo dejaron por imposible, “Es un blando” “No tiene garra”, dijeron y se acabó el asunto. A nuestro hombre le empozoña en el fondo el que haya tenido que esperar a quedarse huérfano para poder mostrarse tal y como en realidad es, eso al menos es lo que el aquí se cuenta cuando está solo, es decir, pocas veces, sabe que tenía que haber soltado todo lo que llevaba en el buche y en la andorga y en su poco de sesera mal puesta antes, mucho antes, porque lo que le había sucedido es que se ha dado cuenta de que lo del buche y la andorga y su poco de zacuto de pensar se le ha ido desgastando, desgastando, hasta hacerse impalpable, por falta de uso, hasta verse obligado a admitir, solo cuando está muy, pero que muy solo, que no tiene más que un poco, una nada, un regüeldo de digestión pesada, de lo que alguna vez tuvo o pensó, si es que alguna vez tuvo o pensó, que no sabemos, haber largado en vida, ésa era la cuestión, decir verdad, decir la propia verdad quieta, claramente, sin broncas, sin líos, sin puñetazos, sin gritos, sin zapatiestas, no dejar ninguna miseria de éstas para el otro barrio, ninguna. 



Le reconcome los hígados el no haberse enfrentado con eficacia e inteligencia a aquella imperiosa necesidad de sojuzgar, de aniquilar, de obligar a hacer según el propio capricho, pero de una manera enfermiza sin reparar en métodos, la violencia, la comedieta barata, el falso afecto, y eso que le envenena, porque después no tiene sentido, no tiene, uno se queda con las manos vacías, burlado, le entra la llorera, después de haber dicho “Y ahora, una andada de castigo”, en plan División Azul, a por los rojos, no, a por uno mismo, venga copas hasta que me quede idiota. Le jode admitir que por collón le han vencido, que ellos y los tragapandectas y toda la caterva han acabado venciendo. Los tragapandectas: Tomasino Ochoa (a) la Cucaracha, menudo jicho este también, un chulo madrileño, mezcla de chulo de Lavapiés y de señorito malagueño, un chulapo, un isidro de sainete, algo repulsivo, un gorrón de verdad, alma de asaltacaminos, pero también de la Ley y el Orden como el primero, de esos que están a la que salta, pícaro y sopista, avasallador, un tipo de una chulería que daba vómitos, sí, huía por los pelos de la quema, se hundían las empresas, la busca iba a parar a los juzgados de instrucción, llovían las querellas, el franquismo había hecho agua por todas partes, pero éstos decían que no, que no, que todavía hay más botín para arramblar, un chapucero de mucho cuidado, “experto en negocios con materias primas” le llamaban, y era para echarse a temblar, redactaba unos contratos que nadie en su sano juicio firmaría y firmaban, vaya que si firmaban, se fumaban un puro, una comilona de mariscos, siempre mariscos que pagaban otros, vendían lo invendible, jamás cotizaron un duro, nunca, luego, si se les echaban encima los de Hacienda se mosqueaban porque no les podían untar, no les podían comprar –“Malditos rojos”, decían… Luego no decían nada, habían encontrado una gatera, seguro, seguro, hablaban de lo preparados que estaban los que mandaban, cuánta preparación, cuánta, como antes, como siempre- con promesas de dádiva futura, figura jurídica que les hacía una gracia tremenda “Y se me ha quedado como bobo cuando le he dicho que ya nos acordaríamos de él… A ver tú, saca más ostras”.





Y todo lo del hambre de la guerra, el hacer fortuna, eran unas patentes de corso que lo permitían todo, todo… Y así, entre errores, equivocaciones, trampas, antojos, enfermedades del alma y del cuerpo, fueron pasando los años, los años… A veces, nuestro hombre no se atrevía ni siquiera a afirmar que existieran, no los mencionaba nunca, para evitar admitir que ahí estaban, que él formaba parte de ellos y ellos parte de él, que no era nada sin ellos, además, cuestión de costumbres, tristes, tristes trópicos, viaje al país de las pirañas, viajes a los ancestros dogones, viaje…”


Miguel Sánchez-Ostiz

***

domingo, 21 de octubre de 2012

Herman Melville / Citas





“En el agua o donde sea, los hombres son los instrumentos más capaces de estropearse”




“Signos y prodigios, ¿eh? ¡Lástima si no hay nada prodigioso en los signos, y nada significativo en los prodigios!





“Tus palabras son inaudibles, sin embargo, desde lejos se pueden escuchar tus más sutiles pensamientos”






Apuntar con una luz es peor que apuntar con una pistola.



Me gusta sentir algo a que pueda agarrarme en este mundo resbaloso.







“¡Ea, vamos! Echa una mano aquí y vamos a terminar antes que el tío de la resurrección venga con su trompeta…”

Herman Melville

***

sábado, 20 de octubre de 2012

Julio Vélez (1946 - 1992)




“Solo odio la muerte cuando la pienso en vosotros”

Julio Vélez









Las primeras muertes. 

 

 

De golpe, descubrí un día que los poemas 

no son más que gotas de lluvia contra 

el ataúd de la muerte. Desde entonces 

supe que los frutos del árbol sagrado 

que desde pequeño habitaban en mi alma, 

 habían madurado a la vida. El sol 

se había injertado en ellos y me descubrí 

envejecido con fortuna. La ciudad me mostró 

sus resonancias más íntimas y el olor 

del azahar impregnó mi mirada. 

 Abracé en una caricia a mi amigo 

y felices nos adentramos en la noche 

luminosa y alcohólica. La ciudad 

selló sus puertas y me quedé sólo en el pórtico. 

 Mis flechas las continuaré lanzando aguerridas 

contra las columnas y las almenas.

 

Julio Vélez

 

 

***




viernes, 19 de octubre de 2012

Modulando prohibiciones



027 / Aquí te pillo aquí te…







(Ilustraciones “Sección Madrid”)



NOTA DE PRENSA MODULADA

Modulando prohibiciones:

Nada de fotos a los polis sin placas de identificación, y menos a los que están infiltrados en las filas del ejército enemigo.

No me convoquen por Internet, yo soy más de trompetilla y pregón patriótico, manifestaciones subversivas contrarias al Régimen.

Sin la autorización de Cristina, la mujer del presunto, éste sí, “mangui” fugado, no te manifiestes, ni te concentres, ni te reúnas, ni te la menees.

No se te ocurra resistirte a los apaleamientos, ni siquiera pasivamente, que luego la lista de heridos entre los vencedores es superior al número de manifestantes vencidos.

Por tu bien, ya que tu integridad física se verá seriamente dañada, y sobre todo el de los golfos e ineptos que nos gobiernan, déjate de asambleas y aléjate del Congreso.
(Aunque esto lo decimos con la boca pequeña porque a los muchachos les vienen de puta madre estas horillas extras, bien retribuidas, con las que pueden tapar algunos agujerillos peludos y además les sientan de puta madre los “lacasitos” que les regalamos para que luzcan ese característico brillo en los ojos; esos que no queremos que fotografiéis, cabrones).

(GPMPMP) GABINETE DE PROPAGANDA DEL MINISTERIO PEPERO DE MODULACIÓN Y PILLAJE.








(Ilustraciones “Sección Madrid”)


***

jueves, 18 de octubre de 2012

Juan Pérez Agirregoikoa. ¿Queréis un amo? ¡Lo tendréis!








En palabras de Agirregoikoa: “la cultura es una de las cosas más patéticas que existen. Nuestro destino dependerá en gran medida de nuestra situación geopolítica y de la riqueza y antigüedad de la que nos toque en suerte. Por ejemplo, cuando Rauschenberg borra a De Kooning, es una obra de arte, y cuando los talibanes borran los budas del mapa, son unos salvajes (…) No hay que confundir cultura con educación, aunque la mayoría de las veces la frontera no se pueda definir. (…) la re-educación, es lo que nos da las llaves para poder salir de las trampas donde nos van y nos vamos metiendo”.

(Exposición de Juan Pérez Agirregoikoa en el Reina Sofía.  10 octubre 2012 – 25 febrero 2013)


***

miércoles, 17 de octubre de 2012

A la "cita callando"




¿Qué has hecho del don del sexo?

Kafka





Un creador no es alguien que trabaje por placer. Un creador es alguien que hace aquello de lo que tiene una necesidad absoluta.
Gilles Deleuze





¿Qué importancia tiene estar “de acuerdo” en tal punto con alguien, si ese alguien se halla instalado en una infinita distancia de sensibilidad?
Dionys Mascolo






La mano de hierro de la necesidad
que hace sonar las trompetas del azar.
Nietzsche




“¿Sabéis en qué consiste la individualidad?
En la voluntad consciente. En la consciencia de que uno posee una voluntad y que es capaz de actuar. Sí, esto es, dicho de un modo maravilloso.”
Katherine Mansfield 





La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen para provecho de gente que sí se conocen pero no se masacran.
Paul Valéry


***

martes, 16 de octubre de 2012

Vázquez Montalbán / Paul Gauguin





Periodista

su padre

escribió artículos notables
la libertad –decía-
es una dignidad popular
y sin embargo
murió rumbo a Lima
donde Pablo cumpliría seis años
una mañana –a las once y cuarto-
de junio
                                             mil ochocientos cincuenta y cuatro
marinero
después en un buque de carga
descubrió los olores
el salazón las brumas de Bretaña
siempre amaría
las bajamares infinitas
                                           entonces
cuando parece que la huida
del mar lleva consigo
nuestros males oscuros
                                          la ira abstracta
pero todavía
sirvió en las filas de aquel ejército
que no supo cortar
el avance prusiano
                                         -Bismark comentaba
                                         que el soldado francés era cobarde
                                          y tan ligero como su ropa interior-
                                          algo experto
en socialismo utópico
recordaría tal vez a su padre
                                           cuando
el ejército de Thiers fusilaba
a los redactores del Journal Officiel
no muy al día
nunca supo que Marx
                                          -judío alemán-
hubiera escrito “esos mártires
han penetrado en el gran corazón
de la clase obrera”
                                           inútil aclararlo:
eran los días de La Commune
                                            atraído
por los cafés concierto




la sensación caldosa del buen mundo
Gauguin quiso tener faltriquera
y el suelo firme
para una sombra por todos respetada
pintaba los domingos paisajes inseguros
                                                   -el impresionismo
aún era una pirueta y las duquesas
de la Tercera República tenían su Monet-
durante la semana
era un probo agente bursátil
muy alabado por el Sr. Arosa
coleccionista de Pissarro y gran connaisseur
en la agencia de cambio Bertin
le describen como un joven severo
de impecable levita y bigote
algo provocativo pero correcto
hasta el bostezo
                                                       incluso algo lento
en las respuestas como los pajes
a los gobernadores del Banco de Francia
casado en Copenhague
tuvo hijos y siguió pintando los domingos
en la Bolsa aseguraban
cada vez estaba más distante
y los clientes se complacían en la tristeza
por un joven antaño tan prometedor
nadie sabe cómo consiguiera romper el abrazo
mañanero de un cuerpo blando
y propicio aunque fétido el aliento
amanecido recuerde la elemental bilogía
que respalda al amor
                                            ni como consiguiera
prescindir de las raíces







                                             -sus hijos
le tenían por un padre severo
pero humano en suma un padre
de manual pedagógico finisecular-
viajero en Panamá,
Saint Pierre, Copenhague o Bretaña
sus pinceles fueron debilitando
el cosquilleo de cualquier remordimiento
su derecho a la locura
fue ratificado por Vincent Van Gogh
aunque en Arlés todo demuestra que durmieron
en habitaciones separadas
                                                  en el café Voltaire
intentó comprender los versos que leía Mallarmé
Stéphane insitía
                                                  c’était le jour béni
de ton premier baiser
                                                  pero Gauguin
permanecía silencioso
                                                  hubiera querido
pintar aquellos versos porque tenían
color mas carecían de emoción humana
no bastaba
la huida de la Bolsa del desayuno
normativo
las mismas palabras se repiten
siempre si los cuerpos no cambian
en Tahití
las autoridades miraron con recelo
al extranjero blanco amante de canacas
no entendieron que intentaba objetivar
lo subjetivo
                                                y que la animalidad






tierna de las canacas era casi el fin
del viaje vital de Paul Gauguin
desterrado a las Marquesas
conoció la carcel por sospechoso
de no infundir sospechas
                                                en París
se le tenía por un snob empedernido
solo algunas nativas conocían su impotencia
pasajera
                                               y que l’or de leurs corps
                                               era un pretexto
para olvidar las negras sillerías de las lonjas
el cucú de un comedor de Copenhague
un viaje a Lima con una madre triste
las pedantes charlas del café Voltaire
                                               y sobre todo
los inevitables versos de Stéphane Mallarmé.



Manuel Vázquez Montalbán

***








***